Thursday, October 8, 2015

A la vuelta de la esquina

Cuando tiempo paso desde que me siento a escribir de nuevo. Estuvimos un tanto ocupados, nos mudamos a nuestra casa, finalmente nuestro hogar. Entre arreglos, pitó y flauta, no hay tiempo para nada.

El gordito camina, pareciera que el hecho de pisar nuevo terreno lo activo. Ahora va de acá para allá. Un terremoto...

Se nos vino el otoño y nos pusimos los pantalones largos de nuevo. Estamos aprendiendo cosas nuevas todos los días, esta cada vez mas pícaro y gracioso.

Nos juntamos una vez por semana con un grupo de mamás con bebes de la misma edad. Es lindo ver a nuestros hijos interactuar con otros seres humanos distintos a nosotros. Cada vez que veo a otros bebes pienso en cuanto debería esperar para que Luca tenga un hermanito o hermanita. Se muy bien que es chiquito, solo tiene 17 meses pero cuando te pones a hacer cuentas, te das cuentan que el tiempo pasa volando. El dilema es, esperas unos años para tener el segundo, o lo haces todo de una (con sus pro y contras).

Todo el mundo te pregunta, y para cuando un hermanito? Y en mi cabeza se cruza:

-Recién ahora estoy durmiendo un poquito más
-Estoy 25 horas del día con el niño, agregamos otro?
-Sexo, que?
-Hasta que no vaya al jardín no...

Y así podríamos dar para largo. Hay muchas positivas también.

-Aprendemos juntos
-Crecemos juntos
-Hicimos el esfuerzo de tenerlos juntos pero ahora nos olvidamos de seguir planeando y disfrutamos a pleno de los dos (o los que sean)
-Nos olvidamos de la solitaria vida del hijo único.

Yo tengo hermanas y hermanos, creo que mas allá de que algunos se lleven de los pelos es una unión que no se rompe con nada, ya veremos...

2 comments:

  1. Jaja, que dilema... Esta entrada me dio mucha ternura y vértigo, yo no puedo ni pensar en tener otro hijo. Creo que mi cerebro esta con el cupo completo.
    Luca esta precioso. Yo que te sigo desde antes, no dejo de maravillarme de verlo crecer.
    Les mandamos muchos muchos besos

    ReplyDelete
    Replies
    1. Uno a veces no se plantea ni a palos el tema, de cualquier momento en algún momento se te cruza por la cabeza. A mi me preocupa la vida solitaria del hijo único, aunque siempre hay que pensar que un hijo es una inversión tremenda en la casa.

      Delete